top of page

El Significado de la Navidad


Cada año por estas fechas estamos de celebración, cenas, comidas, brindis, regalos...

Y siempre viene a mi mente una pregunta ¿Qué celebramos?

¿El Nacimiento de Jesús? Hay muchas personas que no son religiosas que siguen celebrando la Navidad con una pérdida de significado.

Si buscas un poco por internet verás que lo de festejar estas fechas viene de hace muuuucho tiempo.


Revisémoslo en distintas culturas:


  • Para los romanos era la fiesta del Nacimiento del Sol Invicto. El 25 de diciembre era considerado como día del solsticio de invierno. De esta fiesta, se tomó la idea del 25 de diciembre como fecha del nacimiento de Jesucristo. ​

  • Germanos y escandinavos celebraban el 26 de diciembre el nacimiento de Frey, dios nórdico del sol naciente, la lluvia y la fertilidad. En esas fiestas adornaban un árbol de hoja perenne, que representaba al Yggdrasil o árbol del Universo, que fue el origen del árbol de Navidad.​

  • Los aztecas festejaban durante el invierno, el advenimiento de Huitzilopochtli, dios del sol y de la guerra, en el mes Panquetzaliztli, lo que sería aproximadamente el período del 7 al 26 de diciembre de nuestro calendario.

  • Los incas celebraban el renacimiento de Inti o el dios Sol, la Fiesta del sol poderoso En el solsticio de verano austral el Sol alcanza su mayor poder (es viejo) y muere, pero vuelve a nacer para alcanzar su madurez en junio, luego declina hasta diciembre, y así se completaría el ciclo de vida del Sol.

  • Los celtas el 25 de Diciembre celebraban el solsticio de invierno con la festividad de Yule, se cerraba un ciclo de vida en la Tierra y se abría otro. El solsticio de invierno, tras haber dado paso a la época más oscura del año con Samahin, de paso a Yule, el momento en que la tierra más se aleja del Sol y comienza el inicio de un nuevo círculo. Aunque esto era algo muy positivo, era inevitable pasar por la noche más larga del año, lo que implicaba protegerse de ciertos espíritus no muy recomendables e iluminar el camino a los buenos. Se mantenía un tronco encendido durante toda la noche: el tronco de Yule. Adornos como hojas de acebo servían para proteger los hogares de los malos espíritus en los días más oscuros del año.

Como habrás podido ver todas estas tradiciones estaban conectadas con el sol y el solsticio de invierno.

A día de hoy para mí la Navidad que significa nacimiento (en latín Nativitas), es precisamente eso, se cierra un ciclo que pasa por la etapa más oscura del año, que nos hace estar más introspectivos, ir hacia dentro, reflexionar y a veces encontrarnos con nuestros demonios. Pero de nuevo vuelve la luz, al cielo y a nuestro interior, encuentras la claridad y el sentido a las cosas que antes parecían no tenerlo, RENACES, dejas ir lo antiguo, como los árboles que dejan ir sus hojas, te desprendes de lo que ya no funciona en tí, antiguos sentimientos, pensamientos, esquemas mentales, formas de hacer las cosas. Muere algo en tí y por eso algunas personas nos sentimos tristes, nos despedimos de algo para hacer espacio a lo nuevo, a una semilla cultivada en lo mas oscuro de tu ser. Poco a poco, cada año es un pasito, y vas volviendo a tu esencia a quien realmente eres, sin que te importe tanto lo que opinen los demás. Florece, sin pretender gustar a nadie, simplemente florece, vuelve a brillar.



39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page